El gobernador Miguel Lifschitz firmó el decreto Nº 2055/18 por el cual se pone un tope a los salarios de los funcionarios políticos de la provincia.

Así lo confirmó el ministro Pablo Farías, quien explicó que desde ahora ningún funcionario ganará más que el mandatario provincial.

El ministro de Gobierno Pablo Farías reveló que “el tope que se fija es el de los salarios de los ministros del gabinete”, aunque aclaró que la medida no tendrá efectos retroactivos.

“Cualquier sueldo que en la administración pública sea superior, tendrá que retrotraerse al que ganamos los ministros”, anticipó Farías.