La liberación de presos en la provincia de Buenos Aires ante el avance del coronavirus y el hacinamiento en las cárceles se convirtió en una bomba política, que incluso genera enormes tensiones dentro del oficialismo.

En ese marco, el intendente de San Miguel, Jaime Méndez, dijo que en su municipio liberaron a más de 20 detenidos que tenían causas relevantes por delitos como “robo agravado, abuso sexual, estafa, extorsión, privación ilegítima de la libertad, venta de drogas”.

Méndez dijo que son más de 20 los presos que volvieron a su ciudad.. “Toda persona merece condiciones dignas en la cárcel, entre ellas, estar protegida de los efectos del coronavirus, pero que los presos vuelvan a sus casas y barrios, los mismos ambientes donde cometieron los delitos que motivaron su detención, claramente no es la solución”, opinó.

Y apuntó contra la resolución judicial: “Los jueces que toman esas decisiones y aquellos que impulsan este tipo de políticas, como mínimo, le están faltando el respeto a la inmensa mayoría de vecinos honestos que quieren y merecen vivir en paz. Sobre todo a las víctimas de esos mismos delitos y a sus familias”.

No obstante, el mismo Méndez dijo anoche en televisión que la información de la liberación no la tenían de manera oficial por lo cual enviaron pedidos para que la Justicia lo informe oficialmente.

Al debate que hay en torno a la liberación de presos bajo el argumento de posibles contagios de Covid-19 se le sumó un nuevo capítulo: el número de presos liberados y el accionar de los jueces que se inclinan por esta medida. Quien alertó sobre este tema ayer fue Massa. “Algunos jueces están actuando de una manera absolutamente irresponsable”, dijo el tigrense al referirse al tema en una entrevista.

“Estoy sacando una instrucción a la Oficina de Victimas para que, en los casos que los jueces incumplan la ley de víctimas y no den vista a la víctima, a su abogado, y procedan a la liberación de los delincuentes, vamos a iniciarle juicio político porque hay un procedimiento para avanzar con las excarcelaciones y los jueces lo tienen que cumplir”, advirtió ayer el líder de la Cámara Baja.

Massa, además de advertirles a los jueces por su accionar, cuestionó la liberación de presos. “Me parece que las penas son para ser cumplidas porque es el acto de reparación que el delincuente debe cumplir para subsanar el error”, remarcó.

Así, el tigrense se diferenció de la postura que tiene el propio presidente, Alberto Fernández, quien también ayer, tras los motines que se sucedieron en varias cárceles, admitió que “la cárcel es un lugar de concentración humana muy riesgosa, donde el contagio y la contaminación puede darse con mucha facilidad”. Además, el jefe de Estado subrayó que en ellas hay presos “que tiene factores de riesgo”.

Al debate sobre la liberación de presos en medio del coronavirus, se le sumó el ministro de Seguridad, Sergio Berni. “Si fuera por mí, no sale ningún preso”, reconoció. Además, el ministro bonaerense dijo que es “un verso” que con las pulseras electrónicas se pueda monitorear a los presos que reciban prisión domiciliaria.
De paso, el funcionario alertó que en Buenos Aires no hay dispositivos “para todos los presos que quieran liberar”.

LAS LIBERACIONES NO SON 1000, NO LLEGAN NI A 200

El titular del Consejo de la Magistratura y camarista federal de San Martín, Alberto Lugones, dijo este martes que solo se otorga el beneficio de la prisión domiciliaria a “aquellos casos en que se justifique por el riesgo para su salud” ante la pandemia del coronavirus, y consideró exagerada la cifra de 1.000 liberados en esas condiciones.

“No llegan ni a 200”, estimó Lugones y añadió: “Nosotros verificamos que en cada caso que se pide la domiciliaria se cumplan las condiciones y supues

tos que corresponden, que tengan alguna situación que justifique peligro de vida o de su salud”.

El camarista desestimó de plano la cifra de 1.000 internos liberados con prisión domiciliaria por el supuesto de riesgo en la salud, que señalan algunas versiones periodísticas.

Precisó además que, en cada caso, se verifica el estado de salud de la persona detenida con “el cuerpo médico del penal respectivo, y, si no fuera posible eso, se hace intervenir al Cuerpo Médico Forense”.

En ese informe médico, detalló Lugones, deben constar “enfermedades preexistentes que agraven el riesgo del interno anta la pandemia del coronavirus”.

Aclaró que, en muchos casos, los penales cuentan con hospitales para atender a esos internos, pero, cuando “hay problemas de hacinamiento, eso no se puede dar, y hay que otorgar la domiciliaria tomando recaudos de seguridad para los vecinos del interno”.

Lugones recordó que hace poco días tuvo “un caso de una persona con un serio problema de riñón” y, entonces, buscaron un especialista en el penal en el que se encontraba detenido, pero, “como no lo había, previa consulta al Cuerpo Médico Forense, se decidió darle la domiciliaria”.

El juez aclaró que, en todos los casos, se toma “muy en cuenta la naturaleza del delito cometido por quien pide el beneficio”.

“No es lo mismo quien vendió 20 gramos de droga que un jefe nacotraficante, o el de un secuestro seguido de homicidio”, sostuvo el camarista.

¿Qué hay de cierto sobre la liberacón de 2300 presos por parte del juez Violini?

El sitio Infobae citó a Víctor Violini como el juez que otorgó la liberación de 2300 presos con la excusa del coronavirus. La información no tardó en volverse viral e indignar a toda la población, especialmente a quienes manifiestan una visión contraria al gobierno actual, aunque se trate de una decisión judicial y no del Ejecutivo. Pero viralizado el título y con todos los cañones apuntando a Violini se esperaría conocer algún oficio o documento que certifique semejante liberación de reos. Y la información llegó desde el mismo twitter de Violini, se trató de un habeas corpus colectivo que venía analizando y que sí engloba a más de dos mil presos: El Habeas corpus colectivo que resolví no permite el arresto domiciliario de: delitos cometidos con armas, delitos de violencia de género, delitos de abuso sexual o delitos cometidos con violencia. Si dudan pasen por Casación y se le entregará copia de la Resolución.

Tal como lo afirmó Violini en su tuit, el análisis de los casos debía estar encuadrado en las siguientes características: Los criterios son los siguientes:

*Presos definidos como de riesgo por su edad. Más de 60 o 65 años.

*Presos considerados de riesgo por la OMS por su estado de salud. En concreto, casos de tuberculosis, HIV, diabetes, oncológicos, con Epoc y con insuficiencia renal.

*Embarazadas y madres de hijos pequeños.

*Delitos leves. El Ministerio no incluyó ni a homicidas, ni a quienes cometieron delitos violentos contra la integridad sexual ni los que incurrieron en violencia de género ni quienes cometieron delitos violentos contra la propiedad.

RESUMEN

Habida cuenta de los presos liberados, aquellos que están en riesgo por coronavirus no superarían los 200 mientras que el resto “estaría” en condiciones de cumplir su condena pronto o “serían” de peligrosidad nula. Lo cual no implica, al momento, que se haya respetado esta teoría en la práctica.