Las víctimas de la peor broma fueron dos novios en una iglesia de Brasil. Mientras reinaban las sonrisas y eran objeto de aplausos y flashes con la marcha nupcial de fondo, el conocido audio se hizo presente para que el momento sea rápidamente olvidable.