El gobierno nacional decidió prohibir la exportación de carne por 30 días para intentar sujetar el precio en el mercado interno. La medida es resistida por las sociedades rurales y confederaciones de productores.

Desde la Sociedad Rural de Rosario, el presidente Tomás Layus indicó en Condenados al éxito que “Se le echa la culpa a la carne de la inflación pero los combustibles aumentaron 67%. Se podría bajar hasta un 28% de impuestos”.

Además,el dirigente valoró que en el primer día la decisión tuvo un impacto positivo pero dudan que se sostenga en el tiempo.