El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, le solicitó esta noche la renuncia al titular de la ANSES, Alejandro Vanoli, confirmaron fuentes oficiales. La decisión se debe a la necesidad del Ejecutivo de contar con una gestión en el organismo “más dinámica y cercana a las necesidades de la gente” en el marco de esta emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia del Covid-19.

Cafiero le informó la decisión en una reunión mantenida en las oficinas de la Jefatura de Gabinete de la Casa Rosada y aun no se conoce quién lo reemplazará.

Vanoli, que se había desempeñado en el 2014 como presidente del BCRA, “seguirá formando parte de la coalición gobernante del Frente de Todos”, completaron las mismas fuentes.

El exdirector del BCRA, regresó al Gobierno en 10 de diciembre pasado con la asunción de Alberto Fernandez para hacerse cargo del organismo previsional. Ante el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado desde el 20 de marzo, la Anses había sumado a la administración de las jubilaciones y las asignaciones sociales una serie de programas de emergencia como el IFE (el bono de $10.000 que alcanza a 7,8 millones de argentinos), los bonos para el sector pasivo, efectivos de seguridad y personal de la salud, y la Tarjeta Alimentar, entre otros.

El 3 de abril, en el inicio de la tercera semana de aislamiento social por el coronavirus, se registraron largas filas de jubilados y beneficiarios de seguros sociales frente a bancos de todo el país para cobrar sus haberes, lo que generó el malestar del presidente Alberto Fernández.

La magnitud de esas aglomeraciones, en las que no se respetaron las recomendaciones de distanciamiento social, llevó a las autoridades a ordenar la atención en los bancos durante el fin de semana siguiente y a establecer un cronograma de pago según los números de los DNI de los beneficiarios.

En las ultimas horas, Alejandro Vanoli, había indicado que “en principio” no se pagará en mayo otro bono extraordinario de $3.000 para jubilados y pensionados, mientras afirmó que habrá “otros instrumentos” para paliar la crisis.

Como se dice en el pueblo “para rematarla” Vanoli se olvidó de avisarle al Gobierno que el martes se realizaba la asamblea de Telecom donde el Estado debía poner a su nuevo director. Las propias cabezas de la empresa que manejan Clarín y David Martínez le avisaron a la Rosada que la asamblea estaba en marcha y ahora le dieron al Estado 30 días más para que haga el nombramiento. Lo mismo sucedió en Techint, donde deben colocar un director, pero no pasó en Edenor donde el propio Vanoli aparece en el sillón del Estado. Fue demasiado.