Ni el sol, ni el calor, ni la enorme cantidad de público frenaron a un señor que demostró lo que es el ritmo. 

Desde ayer se lo conoce como “el bailarín de La Florida” y ha causado una revolución en Rosario. Es que este señor no tuvo reparos a la hora de hacer lo que su cuerpo le pedía, bailar.

Por eso cientos de personas lo aplaudieron y aprovecharon para registrar ese momento que, sin dudas, se va a repetir.