El gobierno provincial estimó ayer que el valor de la planta de Sancor ubicada en la localidad de Centeno, que la cooperativa negocia para venderle a la empresa La Tarantela, oscila entre los 50 y 55 millones de pesos, lo que representa una cifra similar al costo que demandaría indemnizar a los 61 trabajadores que allí se desempeñaban.

De todas formas, desde la provincia aguardan que se desarrolle la negociación con la firma bonaerense, que es considerado el “Plan A”, ya que permitiría que se vuelva a operar en la fábrica conservando los puestos de trabajo.

En caso de que esa operación no se concrete, el gobierno impulsará que los trabajadores conformen una cooperativa y que la empresa les entregue la planta en concepto de las indemnizaciones. “La planta está con muy buen mantenimiento”, precisaron desde la provincia.

El secretario de Lechería de Santa Fe, Pedro Morini, reconoció que “se habla de 48 millones de pasivo (laboral) respecto al tema indemnizaciones, y la planta rondaría entre 50 y 55 millones”. El funcionario provincial dijo que “la planta está con muy buen mantenimiento pero además está hecha para hacer exclusivamente muzzarella, con lo cual eso también le da un cierto valor”.

“Creo que la planta está en una ubicación muy buena, desde el punto de vista de la ruta; tiene un problema de faltante de leche, no es una zona de gran producción”, añadió Morini.