El cierre de las fronteras argentinas con los países vecinos, por el impacto de la segunda ola de coronavirus, vuelve a poner ante nuestros ojos las mismas imágenes de hace un año atrás cuando centenares de argentinos y argentinas quedaban varados. Parece un deja vú, pero es real.

En el cruce “Paso de los libres- Uruguayana” hay al menos 150 compatriotas que viven desde hace tres días en un colectivo porque no los dejan pasar. El guardavidas santafesino Cristopher Solavoi, es uno de esos 150 que viajaban en colectivos y quedaron en el intento de llegar a su país.

“Nos dijeron que no podíamos pasar aunque teníamos todo en regla, hasta el PCR que piden”, sostuvo Cristopher. El joven se recibió de profesor de Educación Física y es Guardavidas. En octubre del 2020 viajó a Brasil para trabajar y ahora, cuando quiso regresar para encontrarse con su familia, le negaron el paso.

“Estamos durmiedo en el colectivo, nos traen la comida y tenemos un baño”, ilustra el santafesino. Aunque sabe que la situación es difícil, Cristopher no pierde las esperanzas y se emociona al enviar saludos a su familia y amigos.