El mundo atraviesa todavía la pandemia del coronavirus, que ya dejó 2 millones de muertos.

Sin embargo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) alertan sobre una nueva amenaza resistente a los medicamentos, la Candida Auris.

Se trata de un hongo que causa infecciones graves y que se propaga en hospitales.

El primer caso fue conocido en 2009, aunque se desconoce su origen. El primer paciente en ser tratado por este hongo, era oriundo de Corea del Sur y se le halló en su canal auditivo.

Tiempo después, se registraron casos en India, Sudáfrica, Venezuela, Estados Unidos, Reino Unido y España.

A los expertos les preocupa que este germen es resistente en el medio ambiente; incluso los desinfectantes que se utilizan en hospitales y centros de salud no son efectivos contra este hongo.

La auris puede causar infecciones invasivas sanguíneas y de otros tipos, especialmente en los pacientes que están internados en hospitales y hogares de ancianos y que tienen muchos problemas médicos. Más de 1 de cada 3 pacientes mueren dentro del mes de haber recibido el diagnóstico de una infección invasiva por C. auris.

Con frecuencia, es multirresistente. Los medicamentos antimicóticos que comúnmente se usan para tratar otras infecciones por Candida con frecuencia no tienen efecto en la auris.