Dalma Barreto esperaba un bebé y su ex pareja la mató porque no quiso abortar.

El hecho conmociona al noroeste provincial, en la zona lindante entre Santa Fe y Santiago del Estero. Dalma fue citada por Daniel Amaya, su ex novio, a un maizal que está a dos cuadras y media de la casa de la joven y la ultimó de un disparo.

Los restos de Dalma fueron inhumados en Tostado este Lunes por la tarde mientras que Amaya fue trasladado por la policía desde Tostado hacia Añatuya en la provincia santiagueña. La prueba de parafina dio positivo y confirmó que Amaya efectuó el disparo.

El nuevo femicidio que shockea a la provincia, tuvo como epicentro el paraje Las Arenas, situado a la vera de la ruta 98; a 8 kilómetros de Cuatro Bocas, a 50 de Bandera (Belgrano) y a más de 350 de la capital santiagueña. La víctima fue identificada como Dalma Barreto, cuyos familiares la llamaban cariñosamente “Toti“.

Hasta entonces, la jovencita transcurría sus días entre el hogar, sus estudios en el colegio Campo El Mote, a escasos 300 metros de su hogar. Protegida a más no poder, era la mimada de la familia compuesta por la madre y 8 hermanos: 5 mujeres y 3 varones. Según la investigación, entre noviembre y diciembre Dalma quedó embarazada.

La primera reacción de Daniel fue un “no” tajante. “No quiero ser padre; ¿por qué no abortás?”, habría sugerido el muchacho, quien reside a 10 kilómetros, pero también tiene otro hogar familiar ya en territorio santafesino.

Amaya la citó, ella acudió no sin antes avisarle a la madre y cuando estaban conversando el asesino le disparó a sus espaldas directo a la cabeza. Murió Dalma y también su beba Gretel que en poco tiempo nacería.

El femicida se dio a la fuga pero lo atraparon en Tostado. La familia de la joven pide que no salga “nunca más”.