El invierno anticipado trajo mas problemas de los que hubiéramos imaginado. Las distintas manifestaciones de gripe, enfermedades respiratorias y otras complicaciones de salud pusieron en alerta a los gobiernos y la población.

Este año, el virus de la gripe A H1N1 ya produjo la muerte de 21 habitantes de la Provincia de Santa Fe. En su mayoría pertenecientes grupos de riesgo y que no estaban vacunados.

Las autoridades de Salud provincial confirmaron que la cantidad de víctimas fatales pasó de 14 a 21 en una semana y los centros de salud, clínicas y hospitales siguen abarrotados de pacientes que consultan por alguna afección de temporada.

Según declaró el Ministro de Salud de la Provincia, Miguel González, “Hasta hace dos semanas la magnitud de la situación era similar a la del año pasado. Pero desde la semana pasada aumentaron las consultas, las hospitalizaciones y la cantidad de muertos”

En tanto, la Directora provincial de Promoción y Prevención de la Salud, Andrea Uboldi, destacó que la mayoría de las personas se enfermará en esta época pero no va a necesitar internarse ya que cada uno tiene anticuerpos de esta cepa H1N1, que se hizo famosa en el año 2009.

Uboldi, estimó que el 95% de los mayores de 65, personal de la salud y seguridad están vacunados, y que las embarazadas alcanzan al 57% de las que recibieron la inmunización. Respecto a los niños, otro de los grupos de riesgo, se vacunó el 54%.

A continuación, el desafío del Gobierno es inocular a quienes tienen comorbilidades, como hipertensión, diabetes, asma, insuficiencia renal o respiratoria, transplantados e inmunosuprimidos, de las cuales sólo el 30 % recibió la vacuna.

Se recomienda no concurrir al trabajo enfermo o no enviar a los niños a la escuela si tienen síntomas.

Cabe recordar, que el pico de gripe se espera para la última semana de Junio. Las autoridades sanitarias pidieron extremar las medidas de precaución.