Tras imponerse como primera fuerza en las PASO de Santa Fe, el PJ local salió a mostrar la foto de unidad de su candidato a gobernador, Omar Perotti, y la dirigente María Eugenia Bielsa, quien quedó segunda en la interna peronista.

La postal es clave para Perotti, que intenta retener los votos de la rosarina y convertirse en el próximo gobernador santafesino, puesto que actualmente ostenta el socialista Miguel Lisfchitz, quien ungió al exmandatario Antonio Bonfatti como su delfín.

Bonfatti fue el candidato más votado en las primarias del pasado 28 de mayo, con un 31,8% de los sufragios, pero el frente peronista Juntos, sumando el 28,5% que obtuvo Perotti y el 13,2% de Bielsa, se convirtió en la fuerza más elegida a nivel provincial.

Por eso, el actual senador y candidato a la gobernación necesita nutrirse de los votos de Bielsa de cara a las elecciones del 16 de junio sin dar lugar a especulaciones y dejando atrás la munición gruesa que la exprecandidata disparó contra su persona en la campaña.

De este modo, Perotti envía un mensaje de tranquilidad puertas adentro del peronismo y enciende las alarmas en el oficialismo santafesino, que, dado el perfil de la exvicegobernadora, busca sumar a sus electores, más alejados del justicialismo tradicional que ostenta el candidato peronista.