La Corte Suprema solicitó al Tribunal Oral Federal número 2 que le eleve el expediente de la causa por irregularidades en la concesión de la construcción de rutas en Santa Cruz conocida como “Vialidad” y de esta forma se posterga de facto la fecha de inicio del primero juicio oral y público por corrupción contra la ex presidenta Cristina Kirchner.

Con las firmas de Elena Highton, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda -no así la de su presidente, Carlos Rosenkrantz- la Corte instruyó a su secretario penal para que solicite “con carácter urgente”el cuerpo principal de la causa “Vialidad” al tribunal que en una semana iba a dar comienzo al primer juicio contra la ex presidenta. Con esta decisión es probable que Cristina no deba sentarse antes de la elecciones en el banquillo de los acusados, una imagen que en la Casa Rosada pensaban explotar al infinito durante la campaña.

“Si querían show, bueno no van a tener show”, afirmó a una fuente del máximo tribunal y recordó que “en las causas contra De la Rúa y Menem, la Corte tuvo que anular sentencias por nulidades de procedimientos, ahora preferimos ver antes si hay problemas y pedir -si existen- que se solucionen”.

La decisión generó un cimbronazo fuerte en el macrismo y este martes por la noche volvían las versiones de una renuncia de Rosenkrantz a la presidencia del máximo tribunal. Sin embargo, un funcionario del gobierno concedió: “No sería desatinado renunciar por esta decisión sobre Cristina”.

Es que Rosenkrantz ya no oculta su alineamiento total con los deseos de la Casa Rosada y luego de quedar en minoría con Elena Highton de Nolasco, ante lo que en la Casa Rosada bautizaron de manera peyorativa como la “mayoría peronista”, ahora parece haberse iniciado también una toma de distancia del Gobierno de la única mujer de la Corte. De manera que Rosenkrantz queda en la situación imposible de ser el conductor formal de un tribunal en el que está en absoluta soledad.

La decisión generó un cimbronazo fuerte en el macrismo y este martes por la noche volvían las versiones de una renuncia de Rosenkrantz a la presidencia del máximo tribunal.

La decisión, más allá de la explicaciones de política procesal de los integrantes de la Corte, está cargada de lectura política. No parece casualidad que la medida, muy funcional a la ex presidenta, se tome justo cuando está cada vez más claro que será candidata y según las encuestas tiene grandes chances de volver a la Casa Rosada.

La resolución se hizo pública dos horas más tarde que la sala 4 de la Cámara de Casación Penal rechazara los reclamos del abogado defensor de la ex presidenta, Carlos Beraldi, respecto de la nulidad de las pericias realizadas sobre una muestra de 5 de las 51 obras públicas por las que se denunció a Cristina Kirchner. El abogado se quejó además porque más del 90% de los elementos probatorios que acercó fueron rechazos por el tribunal.