Así lo comunicaron desde las redes de la comuna de la localidad de Coronel Fraga, en el departamenteo Castellanos, provincia de Santa Fe.
A través de la ordenanza 271/16, la comuna de Cnel. Fraga se puso a la vanguardia provincial en un tema que aqueja principalmente a los animales y preocupa a quienes tienen la sensibilidad de pensar en estos seres vivos.

Por tal motivo, la ordenanza aprobada “Prohibe y castiga” a quienes decidan (a los animales)
* Arrojarlos, dejarlos o abandonarlos en la vía pública, vivos o muertos.
* Poner en peligro su vida, su salud, ya sea colocándolo en situación de desamparo y/o abandonándolo a su suerte,
* Maltratarlos, agredirlos físicamente o someterlos a cualquier otra práctica que les ocasione sufrimiento o daños.
* Privarlos de aire, luz y sombra. No alimentarlos en cantidad y calidad suficiente según su especie, salud y características propias. No dar protección, abrigo, higiene, espacio necesario ni cuidados necesarios. No brindar asistencia médica veterinaria adecuada. No permitir que exprese el comportamiento adecuado acorde a su especie, se lo encierre, o mantenga atado, a la intemperie o no, se lo secuestre y coloque en un hábitat que no sea el natural.
* Mutilar cualquier parte del cuerpo de un animal, salvo aquellos casos destinados a favorecer sanitariamente al mismo, y a través de un médico veterinario.
* Usar animales cautivos o liberados en el momento como blanco de tiro, con objetos capaces de causarles daño o muerte con armas de fuego o cualquier instrumento
* Castrar animales sin haber sido previamente insensibilizados con anestesia y cuando la persona que lo realiza no sea médico veterinario.
* Intervenir animales sin anestesia o sin poseer el título de médico, salvo casos de necesidad urgente del animal.
* Utilizar animales en prácticas prohibidas por la Sección Tercera, Inciso Cinco del Código de Faltas, causándole dolor, sufrimiento o muerte.

Para promulgar esta importante decisión, la Comuna se ampara en La Ley Nacional 14.346, que legisla en materia penal el maltrato o los actos de crueldad hacia los animales y la Ley Provincial 13.383, que legisla sobre el equilibrio poblacional y el control de la fauna urbana.

Además, la ordenanza se sustenta en la Declaración Internacional de los Derechos de los Animales, aprobada por UNESCO y ONU en 1978, que establece que “ningún animal será sometido a malos tratos ni actos de crueldad. Si es necesaria la muerte de un animal, ésta debe ser instantánea, indolora y no generadora de angustia”.

Otro de los justificativos legales que encuentra la norma data del año 2013, la Corte Suprema de Justicia de la Nación, mediante el denominado “Fallo Tobares”, ratificó  la punición de los delitos de maltrato y crueldad cometidos contra animales, todo ello estipulado por la “ley Benítez”

La localida de Coronel Fraga se pone al frente en materia de los derechos de los animales ya que entiende como maltrato animal a la “diversidad de comportamientos que causan dolor innecesario, sufrimiento o estrés al animal, que van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso e intencional, pudiéndose diferenciar los maltratos en directos e indirectos. Los directos, maltratos intencionales como la tortura, mutilación o en conclusión un asesinato malicioso del animal, y los indirectos por la negligencia de los cuidados básicos que el animal necesita, provisión de alimentos, de resguardo y de una atención veterinaria adecuada”

Fuente: Santafeadiario.com.ar