En la noche de ayer se conoció la noticia de la muerte de Sergio “Mono” Nardelli, el CEO del Grupo Vicentin, en su vivienda de la ciudad santafesina de Reconquista a causa de un «infarto masivo».

El ex presidente Mauricio Macri, desde Francia, envió una carta de despedida a la familia de Nardelli: “Querido Sergio: permíteme que te diga ‘querido’ por más que no fueron muchas las veces que nos encontramos. Pero en esas veces, y viéndote actuar, fui desarrollando afecto y respeto por tu persona. Me hubiese gustado haber tenido más tiempo para que eso se transformara en una amistad profunda. Quiero despedir a un apasionado por el hacer, por emprender, por generar oportunidades para su familia, su pueblo y la linda comunidad de Avellaneda y Reconquista; capaz de conquistar el mundo sin miedo a innovar y a desarrollar nuevas actividades».

Licenciado en Administración de Empresas, Nardelli pertenecía a la tercera generación de los fundadores del grupo y junto con su hermano Gustavo y sus cuñados, le dieron al holding la dimensión actual.

La empresa fundada en la década del 20 del siglo pasado en Reconquista, cuyo paquete accionario comparten su familias con los Buyatti y los Vicentin, descendientes de los creadores de los almacenes de ramos generales y acopio que dieron lugar, en los últimos años, al principal grupo agroexportador de capitales nacionales.

Nardelli estuvo al frente de negociaciones con autoridades gubernamentales tras la cesación de pagos de Vicentin SAIC, la cerealera del grupo, en diciembre pasado, y su posterior convocatoria de acreedores por 100 mil millones de pesos abierta en marzo último.