Este lunes 29 se cumplen 16 años de la Inundación que marcó a pura tragedia a todos los santafesinos. Una crecida extraordinaria, una obra inconclusa y funcionarios ineptos conformaron un combo letal que le costó la vida 120 personas (oficial) o 160 (no oficial).

Las investigaciones dan cuenta de una infinidad de alertas sobre el fenómeno y se le acusa al gobierno de Carlos Reutemann, gobernador en 2003, no haber alertado a la población para que no muriera ahogada. Hubo reuniones en 2002 con el gobierno y ONGs por parte del CONICET para anunciarles que el otoño llegaría con lluvias por encima de lo normal.

El 8 de mayo de 2003, el gobernador de ese entonces, Carlos Reutemann, cerró la lista de víctimas fatales en 23, considerando que fueron muertes directas a la inundación. Pero organizaciones no gubernamentales y familiares elevan la cifra a 160 muertos, ya que se contabilizan aquellos que fallecieron como consecuencias físicas y psicológicas producidas por la tragedia.7​

El Ministerio de Salud provincial informó que en Santa Fe, Recreo y Monte Vera, habían 475 centros de evacuados, que alojaban a 62 500 personas en total. A su vez, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) daba cuenta de que en la ciudad capital había 53 312 autoevacuados, pero que los afectados sumaban más de 130 000 ―un tercio del total de población que en ese momento tenía la ciudad―. El caos era tal, que una semana después todavía había 1753 personas desaparecidas.

“De hecho, en el año 2013, cuando Reutemann declaró por escrito también desfilaron varios técnicos. Según cita el diario Pausa en su publicación “La voz de los técnicos de Hidráulica”:
El ingeniero Jonas recordó la Nota 190, que presentara el 6 de septiembre de 1996 como secretario de Asuntos Hídricos de la Municipalidad y que fuera remitida al administrador general de la DPV, C. Tibaldo. La nota alertaba que la falta de cierre comprometía no sólo la obra de la Circunvalación, sino la ciudad toda. Jonás justificó la afirmación en algo muy simple: el conocimiento de los “niveles topográficos del terreno”.

Es decir que las alertas estuvieron pero suponiendo que “a mi nadie me avisó”, el periodista Fernando Pais en su libro “Agua de nadie” relata que el mismo día que los santafesinos se inundaron y más de cien murieron ahogados, el gobierno de Santa Fe había firmado una orden por la compra de más de 10 mil colchones. Los santafesinos damnificados entienden que si hubo tiempo para autorizar esa compra, también pudieron avisar lo que se venía y no lo hicieron.

CONDENAS

En febrero de este 2019, dos ex funcionarios del gobierno de Carlos Reutemann (en su segunda gobernación) fueron condenados en la denominada “Causa Inundación”, pero no irán a prisión.

Se trata de Edgardo Berli y Ricardo Fratti, ex ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia y ex director Provincial de Obras Hidráulicas, respectivamente. El juez Luis Octavio Silva los encontró “coautores penalmente responsables del delito de estrago culposo agravado por la muerte de personas” y los condenó “a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional”.

En el juicio también estuvo involucrado Marcelo Álvarez, quien por aquel entonces era intendente de la ciudad y que falleció en abril del año pasado.

Los ex funcionarios están acusados de haber actuado con negligencia, al no concluir el terraplén defensivo de la zona noroeste de la ciudad de Santa Fe.

Material fílmico de la época. Se agradece.