Un insólito hecho tuvo lugar durante el fin de semana en la localidad de Coronel Catriel, en la provincia de Río Negro, cuando un hombre quiso robarse una bicicleta y, debido a su estado de ebriedad, no notó que se trataba de un rodado fijo.

El robo se produjo en el interior de una casa ubicada en el barrio Santa Cruz. El ladrón, que ya había sido vislumbrado por los vecinos mientras merodeaba por la zona, accedió a la vivienda con intenciones de robar la bicicleta.

Con el rodado a cuestas de su hombro fue advertido por un móvil policial que recorría la ciudad y, ante la voz de alto, el delincuente puso la bicicleta en el suelo, se subió u comentó a pedalear desesperadamente sin sentido, debido a que se trataba de un aparato fijo.

El hombre, en claro estado de ebriedad, fue atrapado y la fiscalía solo lo imputó por violar la cuarentena y no por hurto, según informó el canal local Catriel 25 Noticias.