El astronauta Scott Kelly regresó más joven a la Tierra después de permanecer un año en el espacio, de acuerdo a una investigación de la Nasa que indica que se notaron cambios en el proceso interno de su cuerpo.

Scott trabajó durante un año en la Estación Espacial Internacional y en ese período especialistas monitorearon los procesos de su organismo y dijeron que los resultados fueron sorprendentes: “Sus telómetros, que son los cromosomas que participan en la reparación de ADN, eran mas largos que los de su hermano gemelo que permaneció en la tierra”.

Según señalan los científicos de la Nasa esos telómetros se reducen a medida que las personas envejecen, pero en el caso de Scott parece que aumentaron mientras estaba en el espacio. Al regresar al tierra esos cromosomas empezaron a disminuir de nuevo.

Los especialistas consideran que éste sería un punto interesante de partida en la búsqueda de la “eterna juventud” y están prácticamente convencidos de que el rejuvenecimiento del astronauta tiene que ver con su viaje al espacio, el aumento de ejercicios y la reducción de calorías en la ingesta durante la misión.