Este viernes los fiscales santafesinos Roberto Apullán y María Laura Martí serán formalmente acusados por dos funcionarios del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Rosario por escuchas telefónicas ilegales al ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro.

La audiencia será a las 11 de la mañana en la sede que la Fiscalía Regional tiene en Santa Fe capital, aunque será llevada adelante por los fiscales de Rosario Juliana González y Gustavo Ponce Asahad. Por la querella participarán Pablo Cococcioni y Lautaro Dentone.

En una causa por fraude con horas extras, Apullán y Martí habían intervenido líneas de jefes policiales, aunque en un llamado con el comisario Adrián Rodríguez apareció el titular de Seguridad y avanzaron por un supuesto tráfico de influencias para un ascenso.

ESCUCHAS FILTRADAS A LOS MEDIOS: CONVERSACIÓN ENTRE PULLARO Y LIFSCHITZ

Lo que se reprocha es que los funcionarios santafesinos, al pedir la intervención a un juez, no le dieron a conocer deliberadamente que la línea era o podía ser de Pullaro. “Se entiende que el juez fue inducido a error. Que no pudo hacer el debido control de legalidad”, explicaron.

Así, sin una debida fundamentación y con una acusación que nunca prosperó, accedieron durante algunas semanas a información sensible sobre operativos e investigaciones de toda la provincia. Todo ello generó en la capital provicial fuertes repercusiones en el ámbito político.

Las escuchas al celular del ministro Pullaro salieron a la luz a través de un portal de noticias en noviembre de 2017. A raíz de eso, el ministro formuló una denuncia. El Fiscal General ordenó que los investigadores sean de la Fiscalía Regional Rosario y allí asignaron a González y Ponce Asahad, que son quienes estarán en la audiencia.