Se llama Adrián Pérez y tiene 41 años. Probablemente sea uno de los pocos seres humanos que pueden “contar el cuento” luego de haber sido impactado por un rayo.

Este sábado 18, cuando montaba su caballo y recorría la Estancia “La Verde” en Calchaquí, cuando una magnífica descarga eléctrica atravesó su cuerpo y el de su animal. El rayo fulminó al equino y Adrían, por un verdadero milagro, se salvó.

Lo trasladaron de urgencia al Hospital de Reconquista y nadie puede creer que este hombre ya se encuentre en franca recuperación.

Adrián volvió a nacer, él y su familia tienen hoy un nuevo amanecer donde seguramente la vida ha cobrado otro significado.

MIRÁ LA FOTO DE ADRIÁN : Las huellas en su pecho pertenecen a las quemaduras que le infringió la descarga.

Santafeadiario.com.ar

Imagen: gentileza Calchaquíenelmundo