La peor de las hipótesis del paradero de Sheila Alejandra se confirmó. Tras una intensa búsqueda de cuatro días, la nena de 10 años fue encontrada muerta en la casa de uno de sus tíos. Aparentemente, el cuerpo estaba escondido dentro de una pared.

“La encontraron, la encontraron”, gritaron unos vecinos en medio de un megaoperativo, que se realizó en San Miguel. Luego, fuentes policiales informaron a TN que el cuerpo de la víctima apareció cerca de un paredón que está en construcción que da a una fábrica. Además precisaron que la nena estaba tapada con unas sabanas.

“El cuerpo estaba en una pared lindante a una camioneta blanca”, confirmó el comisario mayor Jorge Figini. Además, informó que la nena “sufrió una muerte violenta” y que sus restos estaban dentro de una bolsa de basura, entre dos paredes.