Sucedió a las 21 de este Lunes en Santiago del Estero. La mujer lo había denunciado por violencia de género. Cuando ella volvió de la comisaría los hizo dormir con el gas abierto, los apuñaló e incendió la casa. Los cuatro hijos eran menores de 12. Una niña discapacitada.

Un hombre identificado con el apellido Ferreyra, asesinó de varias puñaladas a sus cuatro hijos todos menores de doce años, a su esposa y luego prendió fuego una casa en el complejo de viviendas del B° Villa Carmen, al oeste de la capital santiagueña.

Las primeras informaciones daban cuenta que la muerte de los niños y la pareja del asesino habían muerto por la explosión y el fuego. Sin embargo, los investigadores confirmaron que todos los cuerpos presentaban heridas mortales de arma blanca, contabilizándose más de diez en el caso de Nancy, la mamá de los chicos y esposa del agresor.

La mujer fue identificada como Nancy Elizabeth Lastra, en tanto que los pequeños son dos niñas y dos niños, todos ellos menores de 12 años, siendo estos Marcos, de 12, Luciana 11, Verónica 9, quién era discapacitada, y Santiago de 3 años de edad, todos de apellido Ferreyra.

La mujer salió inmediatamente a denunciar a su pareja y padre de los niños por violencia de género en la comisaría del barrio y que al regresar Ferreyra la encerró junto a los niños, todos menores de edad y una de ellas una nena con discapacidades motrices y allí los había hecho dormir con el gas, para luego matarlos a puñaladas.

Las puertas de las habitaciones también estaban cerradas. Después de entrar y salir por apenas unos segundos, lograron llegar a las habitaciones, mientras otros vecinos arrojaban agua con baldes que traían de una pileta Pelopincho de un vecino.

“Una de las puertas no la podíamos abrir porque el hombre estaba tirado atrás. Finalmente, la abrimos y vimos cómo los cuerpos se quemaban. Ya no respiraban. Él único que respiraba era el hombre”, afirmaron con dolor.

Tras varios intentos, rescataron a Rodolfo “Fito” Ferreyra. “A los chicos y a Nancy (Lastra) sólo le arrojamos agua para que sus cuerpos no se quemaran más. No podíamos hacer nada más por ellos”, señalaron entre lágrimas.

Trabajan en el lugar varias dotaciones de bomberos junto a personal policial de criminalística a la orden del Fiscal del Crimen de Turno Mariano Gómez.