Un nene de 4 años fue asesinado por dos hombres que lo arrojaron por un acantilado para matarlo y violaron a su mamá. El aberrante hecho ocurrió en la localidad santacruceña de Puerto Deseado, en un lugar conocido como “Cueva de los Leones”, cuando madre e hijo caminaban por la playa el jueves por la tarde.

La mujer, de 45 años, fue atacada a piedrazos y simuló estar muerta para poder escapar y salvarse. Tras el hecho permanece internada en el Hospital Distrital, sedada y atendida por a los traumatismos de cráneo que se produjeron producto de los golpes con las piedras.

Efectivos de la policía realizan un fuerte operativo para dar con los dos atacantes, en tanto vecinos de Puerto deseado organizaron una marcha para este viernes en reclamo de justicia. El niño y su madre habían viajado desde Salta a Santa Cruz para visitar al hijo mayor de la mujer.