Luis Marcelo Escobar, quien se hacía pasar por policía y de esa manera violó a numerosas mujeres en la región entre 2014 y 2016, fue condenado este miércoles a 48 años de prisión efectiva, luego de un juicio desarrollado durante un mes en Rosario.

El hombre de 42 años de edad, oriundo de San Nicolás y locutor de profesión, escuchó el veredicto al mediodía de parte de los jueces de primera instancia Mariano Alliau, Patricia Billota y María Isabel Mas Varela, en la sala N° 10 de la oficina de Gestión Judicial del Centro de Justicia Penal.

La fiscal Carla Cerliani, de la Unidad de Delitos Sexuales, acusó a Escobar por 18 hechos ocurridos entre el 4 de abril de 2014 hasta el 16 de agosto de 2016, cuando el violador serial, bajo la modalidad de hacerse pasar por agente policial, engañaba a sus víctimas diciéndoles que lo tenían que acompañar y luego las trasladaba a lugares descampados, donde concretaba los abuso.

“Desde la Fiscalía estamos muy conformes con el fallo. Es una condena ejemplar y creemos que es proporcional al daño que les causó a las víctimas, que también están muy satisfechas por tener justicia”, dijo Cerliani tras la sentencia.

En diálogo con la prensa, remarcó que una pericia psiquiátrica oficial “determinó que (Escobar) era plenamente conciente de los actos que realizaba” y reconoció la existencia de un cómplice en dos hechos –uno al momento del engaño y otro también en la violación– que permanece prófugo.

Todos los delitos

Los 48 años de prisión efectiva son por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego (9 hechos), abuso sexual con acceso carnal (3 hechos), abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el empleo de arma de fuego, abuso sexual simple agravado por el uso de arma de fuego (2 hechos), abuso sexual simple (2 hechos) y tentativa abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego, resultando absuelto de una acusación de amenazas simples.

El acusado está casado, tiene tres hijos y residía con su familia en la ciudad bonaerense de San Nicolás, hasta que fue detenido en agosto del año pasado.

Lo arrestaron por un caso de abuso de una adolescente de 14 años y una vez en prisión fue acusado por otros 17 hechos, cuyas víctimas fueron mujeres de entre 14 y 25 años, indicaron fuentes del MPA.

Siempre con el mismo modus operandi: ataviado de uniforme, se hacía pasar por policía y simulaba requisas antidrogas para llevar a sus víctimas a diferentes lugares y violarlas.