Osvaldo Hugo Raffo tenía 88 años y una trayectoria intachable: fue el médico forense más importante en la historia argentina, ya que intervino en los casos de mayor impacto, como los de Nora Dalmasso, María Marta García Belsunce, José Luis Cabezas, Candela Rodríguez, Angeles Rawson, la tragedia de Cromañón y el fiscal Alberto Nisman, de quien aseguró que lo mataron.

Este lunes fue encontrado muerto en la bañera de su casa, en la calle Florida al 2300 de la localidad de San Andrés, partido de San Martín. Tenía un disparo en la cabeza y un revólver en una mano, según comprobaron los agentes de la comisaría 8°

En la cocina le había dejado una nota a su cuidadora. “No soporto más los dolores que me aquejan. No se culpe a nadie de mi muerte. Dios me perdone“, escribió, con su firma y su sello al pie.