El proyecto de reforma previsional que mandó el Ejecutivo al Congreso de la Nación ha generado sorpresa y críticas entre los sectores políticos.

Uno de los cambios propuestos es modificar, a opción del trabajador, las edades para jubilarse. El otro cambio importante es la nueva fórmula para calcular los ajustes jubilatorios.

El proyecto de ley establece que el trabajador del sector privado (hombre o mujer) podrá optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces el empleador podría intimarlo a que inicie el trámite del retiro jubilatorio.

Hoy las mujeres, si tienen 30 años de aportes, pueden retirarse voluntariamente a los 60 años y obligatoriamente a los 65. En el caso de los hombres, hoy deben retirarse a los 65 si tienen 30 años de aporte.

El nuevo proyecto de ley dice que en adelante, tanto hombres como mujeres del sector privado podrán optar por trabajar hasta los 70 años. Es decir que con 30 años de aporte, la mujer igual podrá jubilarse a los 60, pero con opción de mantener la relación laboral hasta los 70 años. Y el hombre, que hoy no tiene opción, podrá jubilarse a los 65 con opción a seguir hasta los 70 años.

El proyecto aclara que “quedan excluidos de lo establecido en este Capítulo, los trabajadores del sector público”.

El proyecto también establece un cambio en la fórmula de movilidad que fija los valores de las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales que alcanza a más de 17 millones de personas.

En marzo se ajustarán un 5,2%. Ese aumento es por la variación de la inflación del tercer trimestre de 2017. Luego en junio, se ajustará por la inflación de octubre a diciembre, más un 5% de la variación porcentual real del PBI.

En caso de aprobarse, desde marzo, la jubilación mínima pasaría a $ 7.623 y la AUH a $ 1.485.