La planta que la General Motors tiene en Alvear permanecerá cerrada entre el 15 de junio y el 15 de julio, dejando a más de 2500 trabajadores suspendidos y en riesgo. El número de vehículos patentados durante mayo cayó un 56%.

La caída de las ventas reflejada en el último informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara) es la principal causa de la crisis de un sector que el gobierno nacional intenta reactivar con anuncios de última hora.

El martes, Mauricio Macri puso en marcha el “Plan junio” con descuentos de hasta 90.000 pesos en unidades cero kilómetro, medida que parece llegar tarde para los trabajadores de la ensambladora del Gran Rosario.

“Estamos buscando mantener los puestos de trabajo, los trabajadores están cobrando un 70% del sueldo bruto”, indicó el secretario de Smata Rosario Marcelo Barros al dar a conocer el acuerdo con la empresa.

En septiembre del año pasado, la automotriz había pactado con el gremio un plan de suspensiones rotativas durante cinco meses para todo el personal en Alvear.

En tanto, en lo que va de 2019 son cinco las terminales automotrices que concretaron suspensiones de personal para bajar los niveles de fabricación. La última en sumarse fue la planta de Córdoba de Fiat, donde la medida incluye la suspensión de 2.000 operarios durante cuatro de los cinco días de la semana. Estiman que la crisis del sector afecta al 10% de los operarios registrados.