Un gaucho de la región se mostró indignado en las redes por haber sido objeto de discriminación en un boliche bailable de la localidad de Progreso.

Según denunció, en la puerta del local le prohibieron el ingreso por tener la tradicional vestimenta criolla de alpargatas, camisa y boina.

Su caso se volvió viral en las redes y hay opiniones encontradas sobre el accionar de la empresa nocturna.

“Mil disculpas pero me gustaría saber en qué molesta honrar la tradición “, escribió.