La familia y amigos de Carlos Reutemann despedían al ex gobernador santafesino en una ceremonia “íntima” y “sencilla” y sus restos serán inhumados hoy en el Cementerio Lar de Paz de la ciudad de Santa Fe.

El sobrino del “Lole”, Federico Reutemann, informó que un pedido de su núcleo más íntimo, el último adiós del velatorio, que comenzó este miércoles a las 16:00, iba a ser “lo más sencillo posible en un entorno familiar”.

Por su parte, la esposa e hijas pidieron que no se envíen arreglos florales a la casa de sepelios Serca y que, en todo caso, se realicen donaciones a instituciones.

De esta forma, se desestimó un velatorio multitudinario para que el público en general pueda dar un último adiós al político y ex piloto de Fórmula 1.

“El gobernador siempre se puso a disposición, ha hablado conmigo la verdad que (Omar) Perotti es una persona que fue intendente a los 30 años, cuando (Carlos Reutemann) fue por primera vez Gobernador, le tenía un gran afecto. Pero es lo que han decidido las chicas “, agregó Federico Reutemann.

El también diputado provincial de Santa Fe detalló en declaraciones a un canal de noticias que no iba a haber ninguna ceremonia religiosa “porque con todo esto no se puede y las hijas quieren que sea lo más rápido posible”.

En tanto, el entierro del dos veces gobernador se ejecutará este jueves desde las 10:00 en el Lar De Paz Cementerio Jardín de Santa Fe , ubicado en la Ruta Provincial Nº 2, kilómetro 12,5.

Enrique Reutemann, hermano de Carlos, realizó declaraciones a la prensa resaltó la “honestidad” del “Lole” y su “gran” sentido del común de la vida.

“Era un hombre práctico para vivir, para manejar y para gobernar. En su carrera política aprendió mucho de los políticos, jamás habló mal de nadie y tuvo mucho respeto por todos”, destacó.

También hizo alusión a la última conversación con su hermano, la cual fue “hace 28 días” y en la que Carlos le dijo que “estaba difícil” su situación de salud.

En tanto, el gobierno de la provincia de Santa Fe ya firmó el decreto de duelo provincial e izó las banderas a media asta por la muerte de Reutemann.