Unos cinco mil teléfonos celulares son robados en la Argentina por día.

La actividad ilegal, que aumentó 15% el último año, recauda más de 200 millones de pesos mensuales, según investigadores.

La cantidad de robos fue establecida por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), que depende del Ministerio de Comunicaciones de la Nación.

Desde la División Cibercrimen de la Policía Metropolitana, Carlos Rojas, señaló que “es exponencial al desarrollo de la tecnología y se disparó desde el surgimiento de los smartphones”.

Por su parte, Leonardo Rajchert, presidente de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (Catema), explicó que “a los dos millones de robos denunciados al año hay que sumarles los teléfonos traídos de contrabando desde países como Chile, lo que le genera un negocio ilegal de unos 200 millones de pesos al mes”.

Tras la investigacíon, autoridades nacionales destacaron que teléfonos robados son llevados a “laboratorios” en donde modifican sus códigos de Identidad Internacional de Equipo Móvil (llamados Imei por sus siglas en inglés).

Frente a esta problemática, el Enacom lanzó en abril un sistema informático que permite verificar si un dispositivo fue denunciado por robo, mediante el cual “ya se registraron 96 mil consultas, unas dos mil por día”, detalló Agustín Garzón, gerente general del organismo estatal.

“Una forma de luchar contra la delincuencia es asfixiar las economías delictivas y desarticular las bandas que revenden celulares robados, y vamos en ese camino”, añadió el ministro.

En ese sentido, el presidente de Catema reconoció que “hay más de una punta por donde abordar el problema”, pero supone que “al haber menos demanda, va a disminuir la comercialización” en el mercado ilegal.

Cortar la cadena. Por su lado, el fiscal a cargo de la Unidad Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci), Horacio Azzolin, consideró que este “es un fenómeno muy grande que no se puede enfrentar si no se atacan las cadenas de sustracción y las de distribución”, ya que “si se corta la cadena de valor que tiene el celular robado, se corta el robo de celulares”.

Fuente: Télam