La tripulación del rompehielos Almirante Irízar homenajeó a los 44 marinos que viajaban a bordo del submarino ARA San Juan, desaparecidos junto con la nave desde el 15 de noviembre en aguas del Atlántico Sur.

Los tripulantes del Irízar, con sus uniformes naranjas, se formaron de manera tal que dibujaron un enorme 44 del color de sus vestimentassobre las aguas congeladas y blancas del Océano Atlántico, y haciendo la venia del tradicional saludo militar.

La foto, que fue tomada desde uno de los helicópteros que acompañó al Irízar hasta la Antártida, fue subida a la redes sociales de la Armada Argentina.