El “Dele Alli Challenge” se convirtió en un fenómeno a raíz de la complejidad para poder llevarlo a cabo. Ni siquiera los mayores están exentos del reto: un círculo con los dedos para enfocar a través del ojo y la mano invertida. Dificilísimo. Pero el divertido reto esconde una escabrosa historia de tortura oriunda de Nigeria.

El festejo se hizo conocido por el delantero del Tottenham Dele Alli, nigeriano nacionalizado inglés pero fue su compatriota Felix Orode, ex futbolista de San Lorenzo, quien explicó el trasfondo del gesto.

“Se dice que la famosa celebración del jugador Dele Alli, muy popular por ser un “challenge”, tiene un significado bastante grande e importante. El jugador nacionalizado inglés tiene ascendencia nigeriana y a diario se solidariza con mi país donde las cosas no van muy bien”, escribió en una publicación de Twitter.

“Nigeria está regida por un orden militar donde se cometen hechos atroces sin amparo de leyes. Algo muy común dentro de los castigos de los militares hacia los civiles es la tortura, entre las más populares se encuentra la extirpación de ojos. Esto lo aplican a los hombres, niños y mujeres que ‘se meten donde no les incumbe’. Múltiples ONG brindan auxilio a los afectados”, detalló.

El nigeriano afirmó que “los civiles que son arrestados por los militares y logran salir con sus ojos intactos, hacen este símbolo para mostrar que sobrevivieron”. Por eso entiende que Dele Alli “quiso mostrar apoyo a su gente con este símbolo”.