El presidente Alberto Fernández anunció hoy que se pasará a una fase más flexible del aislamiento social, preventivo y obligatorio, con una apertura escalonada de las actividades, entre el 18 de julio y el 2 de agosto, en el marco de las medidas que lleva adelante el Gobierno nacional para enfrentar la pandemia de coronavirus COVID-19.

“Vamos a seguir trabajando en el fortalecimiento del sistema de salud, en las investigaciones científicas para seguir produciendo insumos críticos, y en el trabajo con laboratorios para acercarnos a la vacuna que nos hace falta”, explicó al tiempo que reiteró: “Vamos a estar ayudando a todos y a todas, a comerciantes, trabajadores, a los que están sin trabajo. No vamos a dejarlos abandonados, todos son nuestra prioridad y vamos a estar a su lado”.

Lo hizo desde la residencia de Olivos acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; además de los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; Río Negro, Arabela Carreras; y Jujuy, Gerardo Morales, quienes estuvieron presentes en forma virtual mediante videoconferencia.