En la sociedad santafesina sólo hay dolor. Una provincia entera llora la muerte del pequeño Jorge Ezequiel Bachelli, víctima de los monstruos que habitaban con él.También sufrió su pequeña hermana de diez meses pero logró salvar su vida.

Las redes arden con descargos repletos de ira y desgarrante indignación por los padecimientos de los pequeños. Ambos hermanos ingresaron el viernes al Hospital de Niños con el peor pronóstico y el nene murió a las pocas horas. Nada puede explicar semejante aberración, tanto ensañamiento con dos criaturas inocentes y sin maldad.Sin embargo, los demonios que tenían por tutores los sometieron al castigo más feroz que uno pueda imaginarse:


Palabra de los fiscales “La mujer imputada obligó al menor a quedarse sentado, mientras lo golpeaba con un cinto en distintas partes del cuerpo”, relató el fiscal Iglesias en la audiencia. “Por su parte, la pareja de la mujer, un hombre de 26 años que es intensamente buscado, le efectuó numerosos golpes de puño y patadas en todo el cuerpo, y luego le golpeó la cabeza contra la pared”

Este domingo, el ser más despreciable de Santo Tomé fue detenido. Luego de un gran trabajo policial C.A.P. fue interceptado cerca de una ladrillería en la zona conocida como “los hornos”. Sólo era cuestión de horas que lo encontraran porque la sociedad está sedienta de justicia y si no lo detenía la fuerza pública otros hubieran salido a la caza.

LA MADRE SE MOSTRABA “A FAVOR DE LAS DOS VIDAS”

En redes sociales, la mamá de los menores publicaba estados que hoy son absolutamente contrarios a la actitud salvaje de los últimos días. El 4 de Agosto, un mes atrás, “Flor” había compartido un video contra las “antiabortistas de pañuelo verde” a las cuales calificó de “taradas de mierda que no tienen otra cosa que hacer, me dan asco”. Quién iba a decir que 33 días después ella iba a estar contribuyendo al infierno de sus pequeños junto a su pareja.




Probablamente algunas personas intenten pensar en el entorno violento que cada uno de los acusados pudo traer consigo, las historias de vida previas pero no alcanza para el mínimo análisis en el marco de semejante atropello a la vida de dos niños. Vale recordar, que la madre admitió en fiscalía cómo fueron los hechos y más grave aún, con la declaración de otro familiar que afirmó la preexistencia de ataques a los niños. Será la justicia la encargada de propinarles el castigo que merecen por atentar contra la vida de “sus” hijos.