Se realizó este mediodía la audiencia imputativa contra el presunto responsable del choque en Casanello al 2200, que resultó con la muerte de un chico de 11 años.

Al hombre, un kinesiólogo de 37 años, se le atribuyó el delito de homicidio simple con dolo eventual, y como medida alternativa, homicidio culposo. Para poder comprobar el primer cargo (más severo), desde Fiscalía están haciendo las investigaciones correspondientes, y pidiendo testigos del siniestro.

Mientras los padres de Francisco (el niño atropellado) expresaban su profundo dolor mientras sostenían una cajita con los restos de su hijo, el acusado decía ante la jueza: “Soy Dios. Jesús reencarnó en mí”. El estado psiquiátrico del sospechoso es uno de los elementos a analizar en esta causa.

El viernes habrá otra audiencia donde definirán si el kinesiólogo seguirá detenido.

Además, el imputado relató que un vehículo “tocó” el suyo, y que cuando él circulaba por Cassanello estaba “persiguiendo” a ese automovilista.