Después de los contagios masivos que se dieron en Sarmiento de Junín, Gimnasia de La Plata, Patronato, Racing e Independiente, el Comité Ejecutivo de la AFA determinó que el fútbol vuelva a Fase 1. Esto implica que los jugadores van a tener que ir a entrenar en su auto particular, no podrán llevar a compañeros, no concentran y no se bañarán en el club, entre otras medidas.

“Ocurre en el fútbol y en la sociedad. Estamos en un momento muy difícil. Volvemos a como estábamos el 10 de agosto. No podemos estar con un revólver detrás de cada club o de cada dirigente”, dijo Nicolás Russo, presidente de Lanús.

Y agregó: “Hay que tratar de no parar el fútbol de Primera División y las categorías de Ascenso. Estamos en un momento muy difícil. Cada uno desde su lugar tiene que aportar para generar las medidas. Es imposible parar el campeonato, porque no hay fechas y venimos de un año muy duro en lo económico”, agregó.