El cura Julio Grassi, que fue condenado a 15 años de prisión por abuso sexual y corrupción de menores, presentó un pedido de morigeración de su confinamiento tras el fallo de la Cámara de Casación Penal bonaerense, que habilitó las prisiones domiciliarias en medio de la pandemia del coronavirus covid-19.

El pedido fue formulado al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 1 de Morón y en la misma, el religioso alega un problema respiratorio y temor a contagiarse del covid-19, según lo informado por el abogado Juan Pablo Gallego.

En el pedido también se indica que un oficial penitenciario del penal de Campana donde está preso Grassi contrajo el coronavirus.

El abogado, en declaraciones al canal TN, aseguró que fue sorprendido por el pedido ya que entiende que “Grassi no integra ningún grupo de riesgo”.

El TOC1 de Morón condena a Grassi por abuso sexual en el caso del menor conocido como “Gabriel” y lo sobreseyó en otros dos casos, pero el cura no fue preso al momento del fallo sino recién en 2013, cuando la Corte confirmó la sentencia.