Tras las marchas que se replicaron en todo el país a favor de la legalización del aborto, y a menos de dos semanas del paro nacional de mujeres el 8 de marzo, el gobierno dio señales de querer habilitar el debate sobre la interrupción del embarazo en el Congreso. La cuestión fue abordada en un encuentro que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la Casa Rosada con el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó , y con las autoridades de las bancadas de Pro, la UCR y la Coalición Cívica.

Aunque tanto el presidente Mauricio Macri como Peña se han pronunciado ya en contra del aborto, la reunión del jueves puede interpretarse un gesto para, al menos llevar la discusión al recinto, algo que nunca ocurrió hasta ahora.