A poco de finalizar su carrera, Marcos “El Chino” Maidana volvió a escena tras publicarse una foto suya con dos torres de dólares que impresionaron a todo el mundo.

Al mejor estilo “Money” Mayweather, el Chino tuvo su foto ostentosa y fue viral en pocos minutos.

Sin embargo, la captura se tradujo en un mal trago para el reciente ex boxeador de Margarita.

Quienes conocen a Maidana saben que es de “buena madera” y lejos está de parecerse al (aparentemente) arrogante Floyd Mayweather. Por eso, al publicarse la foto, los seguidores del Chino no se explicaban el objetivo de semejante imagen. Un deportista humilde en toda su carrera ¿iba a publicar una foto obsena de sus millones? ¿Cuál era el sentido? Algo no cerraba. Y no cerró nomás.

Marcos Maidana, el mismo que viajaba con Lucas Matthysse en camión a hacer sus primeras peleas, o vendían mandarinas en el Departamento Vera, no era el de la foto. Es decir, la foto es real, pero el espíritu de Maidana no quedó plasmado ahí.

Hace instantes, el Chino pidió disculpas a través de su cuenta en Facebook y confirmó cuales son sus verdaderos valores, los que no caben en un billete.

Maidana declaró: “Mostrar ese dinero era una broma destinada a Mayweather. Pero fue un error estupido por el que pido perdón, ya que esa ostentación en un país donde tantos la pasan mal es de mal gusto y no debe hacerse, aún cuando ese dinero me lo haya ganado honestamente y con mucho sacrificio a lo largo de toda mi carrera. Pero no hay excusas, me equivoqué y pido perdón a todo mi pueblo argentino”.

Tristemente, esta foto tuvo mayor repercusión que el retiro mismo de tamaña figura del deporte como el Chino Maidana que hizo 40 peleas en el campo profesional de las cuales ganó 35 y 31 de ellas fueron por KO. Es el hombre que hizo vibrar a la Argentina como hacía mucho tiempo no ocurría, con la hazaña ante Broner o las dos grandes chances que tuvo ante Floyd Mayweather, por nombrar las últimas.  31 Knockouts no fueron suficientes para derribar el insaciable deseo argentino de pegar sin ser boxeador, de pegar con la lengua.

El Chino Maidana, sigue siendo el Chino del campo, de la laguna y de la familia. Y sigue siendo humano, por sobre todas las cosas. Esta vez demostró que aún afuera del ring se puede patinar y rozar la lona, pero siempre hay chances para volver a levantarse, aclarar el pensamiento y seguir en la lucha.

FUENTE: Santafeadiario.com.ar