Este viernes por la mañana se hizo efectiva la medida extraordinaria dispuesta por la jueza Cione que entiende en la causa del carnicero que mató al ladrón que lo asaltó.

Al salir, Oyarzún dijo sentirse “arrepentido” y se lamentó “si pudiera volver el tiempo atrás…”

Con la voz quebrada, el carnicero celebró la libertad ya que extrañaba mucho a su familia y afirmó que le otorgaron la salida porque es un hombre bueno, de trabajo y un buen padre.

Oyarzún declaró que tiene miedo y que quedará al aguardo de la justicia porque “esto sigue”.