Un informe de la Junta de Salud Mental de la ciudad de Santa Fe concluyó en que el kinesiologo Francisco Lascuraín, imputado en el atroz accidente fatal que le costó la vida a Francisco Sueldo de 11 años, posee rasgos que podrían colocarlo como “inimputable” en la causa que lo tiene bajo la medida cautelar de prisión preventiva desde el 17 de mayo de este año cuando la jueza penal, Rosana Carrara, ordenó que permanezca detenido.

La resolución fue dada a conocer el pasado viernes y por el mismo tanto la defensa, Fiscalía y querella tendrán un plazo máximo de diez días para que, a través de sus delegados técnicos redacten un informe en torno a los resultados a los que arribó la Junta de Salud Mental. Una vez que concluyan dichos informes, las partes deberán discutir la conclusión de la junta evaluadora y definir si el hombre de 37 años se encuentra apto para ser juzgado ante un futuro tribunal de juicio.

El estado psíquico del kinesiologo comenzó a ser evaluado el 4 de junio y durante tres entrevistas -que según allegados del caso duraron 20 minutos cada una- especialistas analizaron si el temerario conductor se encuentra en sus cabales para comprender el proceso penal que lo tiene imputado. Dicho análisis se dio en el marco del articulo 106 del Código Procesal Penal que indica que si un acusado tiene posee una “afección mental que excluya su capacidad de entender los actos del procedimiento o de obrar conforme a ese conocimiento y voluntad, provocará la suspensión de su persecución penal hasta que desaparezca esa incapacidad”.