Este sábado a la madrugada ocurrió otro ataque mafioso que terminó con dos muertos en Dorrego al 3900, en la zona sur de Rosario. Los balazos terminaron con la vida de una joven de 24 años que había declarado como testigo en el histórico juicio a Los Monos. La otra víctima fatal es un muchacho de 21 años. Sobrevivió un adolescente de 17 años, que relató cómo sucedieron los hechos.

Según informaron fuentes policiales, las víctimas de la feroz balacera fueron identificados como Daiana Magalí Irrazabal, de 24 años, que murió en el mismo lugar, y Gonzalo Urrieta, de 21, quien pudo ser trasladado hasta el Heca pero los médicos no pudieron salvarlo.

La joven fallecida fue pareja de Nahuel César, una de las víctimas en el triple crimen ocurrido en Francia y Acevedo el 28 de mayo de 2013, tres días después del homicidio de Claudio “Pájaro” Cantero. Ese brutal ataque se dio como venganza por la muerte del líder de Los Monos, ya que desde la banda presumían que Milton César, hermano de Nahuel, habría sido uno de los autores del asesinato.

Además, Irrazabal brindó el 28 de febrero pasado una declaración testimonial en el Centro de Justicia Penal, en el marco de la causa contra la banda Los Monos por asociación ilícita y cinco crímenes, entre ellos, el de su pareja.

Un móvil del Comando Radioeléctrico fue convocado al lugar del hecho en la madrugada de este sábado. Allí, el chico de 17 años que sobrevivió al ataque dio a la policía la primera versión del hecho.

Según fuentes policiales, declaró que mientras estaba reunido con sus dos amigos golpearon a la puerta de la vivienda y, de inmediato, dispararon contra su interior. Señaló que se trataba de dos hombres.

Los balazos impactaron en la cabeza de Daiana, que murió en el acto, y en la zona del tórax de Gonzalo Urrieta, quien fue llevado al Heca, donde falleció después.



El testigo del ataque apenas sufrió lesiones en sus piernas por el estallido de vidrios de la vivienda impactados por las balas.