La joven de 23 años, madre de otros cuatro hijos en Fray Luis Beltrán, localidad ubicada al norte de Rosario, llevó el cadáver del recién nacido al Hospital Granaderos a Caballo de San Lorenzo.

En un primer momento, Adriana Melisa S. declaró que el niño había nacido sin vida por la mañana en su vivienda de Junín al 800, barrio Granaderos, lindero a la autopista a Santa Fe.

Personal policial entrevistó a la mujer en el centro de salud y el Ministerio Público de la Acusación (MPA) inició una investigación de lo ocurrido.

El gabinete de criminalística de la PDI trabajó en el lugar de los hechos, entrevistó al padre de la joven -Cristian Adrián S., de 41 años-, levantó rastros y secuestró evidencias.

Horas más tarde, cerca de las 16.30, la mujer confesó en el hospital que “el bebé había nacido con vida y que lo metió en el inodoro, en donde lo dejó llorar hasta que no lo escuchó más”, informaron fuentes policiales.

Según esas fuentes, Adriana Melisa S. dijo que tomó esa determinación porque tiene otros cuatro hijos y muchos problemas económicos. No sabía cómo hacer para criarlos, afirmó.

El fiscal Juan Ledesma de San Lorenzo dispuso la detención de la joven de 23 años y madre de otros cuatro hijos. Quedó acusada de “homicidio agravado”.

El bebé sin vida fue llevado al Instituto Médico Legal para realizarle una autopsia. Además, se secuestró placenta y cordón umbilical.