La imagen que quedó del Día de la Bandera en Rosario no fue la mejor. Lejos estuvo de ser una completa fiesta.

El clima ya se veía difícil en la previa con la decisión del gobierno de rstringir el acceso a la fiesta al público al momento de la participación del Presidente Macri. La idea era que no sea objeto de escraches y manifestaciónes ante los cambios que implementó su gestión en la vida de los argentinos.

Con la frase “No al tarifazo” como consigna principal, manifestantes intentaron acercarse al Presidente pero no lo pudieron hacer porque Gendarmería lo impidió.

A medida que pasaban los minutos los ánimos se iban caldeando y, tristemente, empezaron los golpes que empañaron una fiesta patria.

El concejal justicialista Eduardo Toniolli, estaba presente con los manifestantes y resultó herido este lunes. Según relató, ayer hubo “provocación” de parte de los gendarmes que contuvieron el avance de la marcha hacia la zona del Monumento a la Bandera.

“Tengo muchos años de militancia, sé cuándo alguien va a directamente a provocar, buscando la reacción de los manifestantes”, expresó el legislador local en Radio 2, y agregó: “No había ningún interlocutor que te dijera nada, era violencia pura”.

Toniolli completó su crítica al gobierno indicando que fue un acto Privado en una ciudad en estado de sitio encubierto.

Desde todos los secotres políticos expresaron apoyo a los heridos y repudiaron el accionar de gendarmería.