Están acusados de formar parte de una poderosa organización criminal que lideraba Esteban Alvarado, detenido en Córdoba en febrero. Los apresados son el jefe operativo de la PDI de Rosario, Martín Rey, y su hermano Marcelo, que es su principal colaborador. Ambos oficiales tienen participación en las más importantes investigaciones encaradas por los fiscales del Ministerio Público de la Acusación de aquella ciudad. Además, anoche a las 20.30 fue arrestada una suboficial de la comisaría 24ª de Granadero Baigorria, Jorgelina Chávez, tambíen acusada por sus vínculos con Alvarado.

Fue detenido un subinspector llamado Pablo Bancora. Trabajaba para el Ministerio Público de la Acusación (MAP), para la unidad fiscal que justamente investigaba a Esteban Alvarado. El agente sospechado estaba en Buenos Aires. Regresó para ser detenido. También fue apresado Marcelo Ocampo, alias “El Fino”. Es el único civil detenido ayer. Cumplía en su casa la prisión preventiva domiciliaria dictada en su contra en una causa por tenencia ilegítima de arma de fuego. Se presume que “El Fino” es un engranaje clave para la organización del presunto capo narco.

Este jueves dos importantes agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) y una suboficial del Comando Radioeléctrico fueron detenidos en procedimientos ordenados por la unidad fiscal de Gravedad Institucional. Están sospechados de integrar una asociación ilícita cuyo líder es el presunto narco Esteban Lindor Alvarado. Se trata de dos hermanos, el comisario Martín Rey y el subcomisario Marcelo Rey, y de Jorgelina Chávez, alias “La Pepo”.

Los uniformados serán imputados por el delito de asociación ilícita. También por balaceras contra el Poder Judicial ocurridas sobre el final del año pasado y enero de este año. Los hechos que están bajo la lupa son los disparos contra el Centro de Justicia Penal, Tribunales provinciales y el domicilio de una empleada del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en barrio Martin.

Según informaron fuentes policiales a Rosario3, los procedimientos fueron llevados a cabo por personal de Asuntos Internos y por la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), de importante participación en la causa, ya que fue la fuerza que capturó a Alvarado en Embalse Río Tercero, Córdoba, a principios de febrero.

Tras la caída de Alvarado comenzaron una serie de medidas para tratar de comprender la organización que éste lideraba y que está asociada a distintos delitos. El presunto capo narco quedó en la mira de la Justicia por haber planificado el violento asesinato del prestamista Lucio Maldonado, quien fue hallado muerto en Circunvalación y Oroño en noviembre del año pasado. Se desarrollaron otros operativos policiales para dar con otros presuntos miembros de la asociación ilícita y por la noche se concretó la tercera detención del día en en Buenos Aires, donde la suboficial Chávez cayó a manos de la Policía Federal.