El Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados de la Provincia de Santa Fe destituyó a Nicolás Muse Chemes, quien se desempeñaba como Juez de Sentencia en la ciudad de Vera.

El Tribunal, integrado por los miembros de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, legisladores y representantes de colegios de Abogados, votó 6 a 4 a favor de la destitución.

Muse Chemes había sido suspendido provisionalmente de sus funciones y desde hace un tiempo era duramente cuestionado por un grupo de legisladores encabezados por los diputados Alicia Gutiérrez y Jorge Henn, por su desempeño al frente del Juzgado de Sentencia de Vera, específicamente en materia de delitos de índole sexual.

La gota que colmó el vaso, fue una causa por la cual la provincia, a través de su gobernador, Miguel Lifschitz, tuvo que pedir públicas disculpas a una víctima de abuso sexual que fue discriminada por la Justicia en primera y segunda instancia.

El acto de desagravio se produjo el viernes 24 de agosto de 2018, en el Salón Blanco de la sede de la gobernación en Rosario, cuando Lifschitz recibió a “Eva”, una mujer de 25 años identificada por sus iniciales C.E.R. a la cual le pidió públicas disculpas. El acto se produjo en el marco del “acta de compromiso de solución amistosa” suscripta por el Ejecutivo provincial y la ONU el 2 de septiembre de 2016, bajo el Decreto N° 2.234.

Otros puntos del acuerdo alcanzado por la provincia y el Comité de la ONU, implicaba un resarcimiento a C.E.R, otorgándole una casa y trabajo, ya que debió irse de su ciudad natal, donde había radicado la denuncia. Además, el propio Estado debía hacerse cargo de capacitar en cuestiones de género a los operadores del Poder Judicial de Reconquista, entre los puntos centrales del acuerdo.

Renuncia y jubilación

Un día antes, es decir, el jueves 23 de agosto del año pasado, Muse Chemes presentó la renuncia al cargo de juez de Sentencia ante la Corte, para acogerse a los beneficios de la jubilación.

Dos semanas después -11 de septiembre-, el propio gobernador y el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Ricardo Silverstein, rechazaron mediante decreto provincial Nº 2451 la renuncia del juez Muse Chemes. En dicho decreto se explica que “si se aceptase la renuncia, el proceso de enjuiciamiento que se le sigue al doctor Muse Chemes podría quedar extinto”.

También señala ese decreto que “resulta manifiesto el interés público en que se determinen las responsabilidades en quienes ejercen cargos y funciones de alta trascendencia republicana, lo cual amerita el agotamiento de todas las instancias disciplinarias a la que se encuentran sujetos, de manera tal que la realización y culminación de esas instancias contribuyan a fortalecer la confianza pública en el sistema. Como consecuencia de ello y con el objeto de no entorpecer el funcionamiento del Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados en su tan importante labor, debe rechazarse la renuncia presentada por el magistrado”.

La causa

El hecho que disparó el reclamo de los legisladores provinciales que radicaron una denuncia en 2017 ante la Corte Suprema contra Nicolás Muse Chemes, ocurrió en Reconquista en 2011, cuando una joven de entonces de 19 años, denunció que su padre abusaba de ella desde que tenía 13, al igual que de sus hermanas. El acusado, de 50 años, fue procesado por “abuso sexual con acceso carnal agravado”, pero el juez Muse Chemes lo absolvió en 2012, y la Cámara de Apelaciones en lo Penal -integrada- ratificó ese fallo.

Reclamo

Entre los argumentos esgrimidos oportunamente por los legisladores se encuentran “los numerosos casos en los que el juez de Vera absolvió a acusados de violación y abuso de niñas, adolescentes y mujeres al no considerar los testimonios y declaraciones de las víctimas, minimizando las pruebas y evidencias contra los imputados y, sobre todo, responsabilizando a las niñas por los hechos, a contramano de todo lo prescripto por las leyes nacionales y convenciones internacionales.