Los médicos nucleados en AMRA, Sindicato de Médicos de la República Argentina Seccional Santa Fe, restringen la atención y sostienen las guardias mínimas en reclamo de mayor seguridad para los profesionales.

En un duro comunicado, los médicos denuncian casos de violencia ocurridos el fin de semana en los hospitales Provincial y Alberdi, de Rosario; y Hospital Cullen de Santa Fe Capital.

EL COMUNICADO

El Sindicato de Médicos de la República Argentina (AMRA) Seccional Santa Fe informa con suma preocupación que se han registrado dos nuevos casos de violencia contra el personal de salud. A los hechos de conocimiento público que se dieron el fin de semana en la ciudad de Rosario (robo a lo médicos de guardia del Hospital Provincial y agresión a un enfermero del Hospital Alberdi) ahora hay que agregar esto dos casos ocurridos en la tarde de hoy en el lapso de una hora en el Hospital “José María Cullen” de la Capital Provincial.

El primero de los episodios tuvo como damnificado a un médico traumatólogo que fue agredido por un paciente que estaba internado en la sala de dicha especialidad. Según se pudo saber el paciente bajó a preguntar cuándo iba a ser operado y el colega le comunicó que estaba todo programado para que sea intervenido mañana. El hombre se enojó por la respuesta porque quería que la cirugía sea hoy y sin mediar palabra arremetió contra el médico a golpes de puño, lesionándolo en el rostro.

El paciente volvió a la sala de internación, donde fue reducido por personal de seguridad y posteriormente trasladado a la Comisaría. El profesional fue atendido por sus colegas y luego continuó desarrollando sus tareas en el turno. El compañero realizó la denuncia policial en el Destacamento 11, ubicado en el nosocomio.

El segundo hecho involucró a un hombre mayor que increpó a un enfermero también en la Sala de Traumatología. Esta persona amenazó al trabajador llevándose la mano a la cintura y señalando la supuesta posesión de un arma. Finalmente fue reducido por el personal policial presente en el efector y al revisarlo los efectivos pudieron constatar que no estaba armado. Tras el mal momento vivido le pidieron que se retirara del Hospital.

AMRA, una vez más, vuelve a reiterar que los profesionales que se desempeñan en los Hospitales y Centros de Salud están para contener, ayudar y curar a los pacientes, y no para ser el blanco de personas exacerbadas que lo único que buscan es descargar su furia hostigando y atacando a simples trabajadores.

Por tal motivo se ha resuelto RESTRINGIR la guardia del Hospital Cullen y atender únicamente los casos de urgencia, hasta tanto las autoridades del Ministerio de Salud como de Seguridad apliquen un plan efectivo contra los reiterados hechos de violencia que padece a diario el personal sanitario y que hasta el momento no ha tenido una solución.