Diez días después del colapso de la mayor parte de su estructura, el resto de un edificio de 12 pisos de Surfside, cerca de Miami, fue demolido en la noche del domingo con una explosión controlada, antes de la llegada de la tormenta tropical Elsa a Florida.

La búsqueda de víctimas había sido suspendida el sábado para preparar la demolición, con un saldo provisorio de 24 muertos y 121 desaparecidos.

La mayor parte del edificio Champlain Towers South se derrumbó en las primeras horas del 24 de junio, en una de las mayores catástrofes urbanas de la historia de Estados Unidos.

Las autoridades temían que el resto del edificio se desplomara, poniendo en peligro a los rescatistas. Esos temores se agravaron por la llegada de la tormenta tropical Elsa, prevista para el martes en Florida.

“La demolición en sí se limita al área inmediata alrededor del edificio”, había advertido el domingo la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine, durante una rueda de prensa citada por la agencia AFP.