En la zona sur de Rosario, el padre Darío que está al frente de la parroquia San Martín de Porres sale dos veces por semana en la caja de una camioneta a dar la misa. El recorrido le lleva casi tres horas y asegura que ve “todo tipo de reacciones, gente que llora, que ríe, que se arrodilla”. Además, transmite las misas en vivo por Facebook y asegura que los feligreses se han “quintuplicado”.

La parroquia está ubicada en la zona de Cabildo y Bermúdez, en el extremo sur de la ciudad. El padre Darío contó cómo surgió esta iniciativa de salir a recorrer el barrio dando las bendiciones a los vecinos y vecinas.

“Comenzamos el jueves santo, en esa fecha tan especial haciendo este gesto porque ya estábamos en medio de la pandemia, y después la gente me lo pidió y seguimos”, detalló.

Luego comentó que “los hacemos dos días por semana, los lunes y los viernes, y nos lleva más de dos horas el recorrido”.

El cura describió que “la gente sale a la puerta, otros se asoman desde la terraza, otros se paran en las esquinas”.

“Yo veo diferentes reacciones desde la chata; los chicos en general se ponen contentos, están los que se emocionan, los que lloran, los que se arrodillan, los que nos levantan la mano desde lejos porque no pueden salir de sus casas”, continuó.

“Además, de lunes a viernes, a las 18, hacemos lo mismo desde el Facebook de la parroquia”, señaló el cura Darío. Y añadió que “lo hacemos en vivo a las 18 y después queda grabada para que la gente lo vea cuando pueda y quiera”.

El sacerdote contó que “en una misa normal, tenemos más o menos 10 personas por día. Ahora, por Facebook, se ha quintuplicado la gente que sigue la misa”.

“Creo que a la gente le hace bien, se ha sumado hasta gente que no es del barrio. Estamos pensando en extender estas acciones más allá de la pandemia”, finalizó.