En Funes, la Junta de Vecinales organizó un encuentro entre quienes aspiran a sentarse en el Concejo. Todos aceptaron el convite pero fue un solo candidato, Mauro Miguez, de Unidad Popular, el más votado en las Paso.

Los organizadores armaron una mesa larga con cinco sillas. Sobre el mantel pegaron los carteles: Miguez (UP); Jaquelina Ulla (Todos x Funes); María Fernanda Grossi (Frente Progresista); Edgardo Frattini (PJ) y Carlos Olmedo (Cambiemos). Se colocaron los parlantes y los micrófonos. El debate, sin embargo, nunca se hizo.

La única silla que se ocupó fue la de Miguez, quien llegó media hora antes de lo pautado. Olmedo y Grossi avisaron a última hora que no podían asisitir. Los otros dos candidatos, Fantini y Ulla, no avisaron ni explicaron los motivos del faltazo.

“Le habrán temido a discutir. O habrán acordado no ir. Fue mucha gente. Hicimos un debate con los vecinos. Abrieron los micrófonos y me hicieron más de quince preguntas. Fue un lindo ido y vuelta. Yo lo aproveché”, le explicó Miguez.

El mismo debate, pero con los candidatos a intendente, se realizó la semana pasada. La actividad “fue un éxito”, según confiaron los organizadores. Hasta el actual intendente, Diego Barreto, se acercó aquella noche para conocer las propuestas de quienes aspiran a sucederlo.

El antecedente de la semana pasada fue muy bueno. La idea era repetir esa dinámica. La Junta de Vecinales nos mandó las condiciones del debate. Y todos aceptaron. Es raro lo que pasó”, planteó Miguez. Y repitió: “Tiene que haber sido una decisión conjunta. Mucha casualidad de lo contrario”.